PASTORAL N. Medio

“Madre, que los desafíos nos encuentren unidos”

El encuentro catequístico en las escuelas católicas, según el Documento de Aparecida (Discípulos y Misioneros)
334. La Iglesia está llamada a promover en sus escuelas una educación centrada en la persona humana que es capaz de vivir en la comunidad, aportando lo suyo para su bien. Ante el hecho de que muchos se encuentran excluidos, la Iglesia deberá impulsar una educación de calidad para todos, formal y no-formal, especialmente para los más pobres. Educación que ofrezca a los niños, a los jóvenes y a los adultos el encuentro con los valores culturales del propio país, descubriendo o integrando en ellos la dimensión religiosa y trascendente.

335. De este modo, estamos en condiciones de afirmar que en el proyecto educativo de la escuela católica, Cristo, el Hombre perfecto, es el fundamento, en quien todos los valores humanos encuentran su plena realización, y de ahí su unidad. Precisamente por la referencia explícita, y compartida por todos los miembros de la comunidad escolar, a la visión cristiana —aunque sea en grado diverso, y respetando la libertad de conciencia y religiosa de los no cristianos presentes en ella— la educación es “católica”, ya que los principios evangélicos se convierten para ella en normas educativas, motivaciones interiores y al mismo tiempo en metas finales.

336. Por lo tanto, la meta que la escuela católica se propone respecto de los niños y jóvenes, es la de conducir al encuentro con Jesucristo vivo.

 

MISAS Y CELEBRACIONES:

La misa es la principal oración de los cristianos y la más importante.” Ir a misa es algo más que una “obligación”. A misa va quien sabe dar gracias a Dios por lo que recibió y quiere ofrecerle la vida, la lucha, el sufrimiento, el trabajo y las victorias del pueblo.”
(Documento “Qué es la misa” dirigido por Don Pedro Casaldáliga.)

Nuestra escuela propone distintos espacios celebrativos: las misas de calendario, las misas optativas y las celebraciones por curso, como espacios de intimidad del grupo con Jesús Eucaristía. Creemos fielmente que a medida que los jóvenes se “van metiendo” en la mística de la celebración Eucarística, pueden comprender más acabadamente el misterio del Dios hecho Pan, que se entrega a todos nosotros para nuestra salvación. Nuestras celebraciones siempre quieren ser espacios donde agradecer pero también pedir por todas nuestras necesidades: salud, unidad familiar, trabajo, educación…en síntesis por todas aquellas situaciones que le confieren dignidad a la persona.

El nivel secundario cuenta con un plan litúrgico, donde a través de distintos recursos y en distintos momentos del año, acercamos la vida de nuestros jóvenes al altar de Jesús.

FORMACIÓN SACRAMENTAL: la escuela propone renovar nuestra vida celebrando los sacramentos. Los mismos estudiantes de nivel medio acompañados por los catequistas son los que asumen la evangelización de joven a joven. De este modo los preparan para recibir los sacramentos del Bautismo, Comunión, Reconciliación y Confirmación.

 

EMAÚS:

Aquel mismo día, dos de los discípulos se dirigían a un pueblo llamado Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén. Iban hablando de todo lo que había pasado. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona los alcanzó y se puso a caminar con ellos. Pero ellos tenían los ojos incapacitados para reconocerlo.”
(Lc. 24,13-15)

¿Cuántas veces tenemos “los ojos incapacitados” para reconocer lo que pasa alrededor nuestro? Emaús quiere ser una experiencia distinta. Tres días donde les propondremos a los jóvenes de 4° y 5° año, vivir, conocer y experimentar situaciones nuevas.  Familias, amigos, proyectos personales de vida, sueños de vida comunitarios son algunos de los temas que trabajamos durante los tres días.

Un equipo de docentes, egresados y estudiantes de 5° son los responsables de llevar adelante la Experiencia Emaús.

Finalizada la Experiencia….los jóvenes recibirán una propuesta para seguir caminando, como aquellos discípulos de Emaús, junto a Jesús.


CAMPAMENTOS:
espacios de formación de los jóvenes en valores como la vida en comunidad, el bien común, la presencia de Dios en nuestras vidas y en la naturaleza.

 

PROYECTO ESCUELAS HERMANAS: los alumnos de cuarto y quinto año reciben la propuesta de poner en práctica todo lo que aprendieron, hermanarse con otras escuelas, y vivir la espiritualidad misionera. Desde el año 2005, el nivel medio participa de este proyecto y misiona en distintas escuelas de localidades del norte argentino cercanas a Humahuaca- Jujuy. Durante todo el año los jóvenes se preparan vivir esta experiencia en encuentros comunitarios de formación Este proyecto se organiza en respuesta al llamado que de nuestro arzobispo realizaba a las escuelas parroquiales:

“Que cada colegio de la Arquidiócesis de Buenos Aires se hermane con otras escuelas de las diócesis más necesitadas del país”
Mons. Card. .Jorge Bergoglio

REUNIONES DE GRUPO MISIONERO: espacio de encuentro en comunidades para vivir la espiritualidad misionera. Las reuniones semanales se organizan a contra turno. De ellas participan los jóvenes misioneros de cuarto y quinto año, ex alumnos, catequistas y docentes que acompañan.

BAILES: Para recaudar fondos y financiar el viaje misionero se organizan eventos en los que colaboran misioneros, padres, docentes y directivos.

 

TALLER DE ANIMADORES

El taller de animadores es un espacio de formación para los jóvenes que buscan participar desde un rol protagónico en las distintas actividades pastorales desde el rol específico de la animación. Son sus tareas acompañar y animar los campamentos, convivencias y jornadas recreativas en los tres niveles de nuestra escuela (inicial, primaria y secundaria). Mediante encuentros semanales, a contra turno, los jóvenes que libremente lo deseen, transitan un proceso de formación tanto en cuestiones de manejo de grupo, preparación de actividades recreativas, planificación, armado, y puesta en escena de campamentos y encuentros de formación.
El taller de Animadores culmina con una experiencia de servicio, de cuatro días, en la localidad de Merlo, Pcia de Buenos Aires, trabajando tanto con las comunidades del barrio como así también con escuelas primarias y secundarias.
Siendo el eje principal del taller formar a los jóvenes en la vocación en el servicio. Desarrollando así las distintas capacidades de cada uno, poniendo nuestros talentos al servicio del prójimo. Descubriendo en el servicio la presencia real de Dios.
De esta manera, buscamos unificar criterios para el trabajo en los campamentos y encuentros de formación en sintonía con una experiencia pastoral juvenil.

 

CATECUMENADO DE INICIACIÓN PARA 1° AÑO

Todos los años ingresan a nuestro Instituto, jóvenes provenientes de otras escuelas, tanto de gestión estatal como privadas laicas, que no poseen los sacramentos de la Iniciación Cristiana (Bautismo y Comunión).
Fieles a nuestra misión evangelizadora como escuela cristiana, se les propone a los padres de los jóvenes que asumen el compromiso de que sus hijos participen semanalmente de los encuentros, en contra turno. El catecumenado es un espacio animado por estudiantes de 4° y 5° que junto a egresados y docentes catequistas, acompañan a los jóvenes de 1° año en el anuncio de la Buena Noticia del Dios de la Vida. El camino del catecumenado además de los encuentros semanales, propone jornadas solidarias de servicio en distintos geriátricos del barrio.
Al final del proceso los jóvenes deberán decidir, desde su libertad, si desean o no recibir los sacramentos. Pues toda nuestra pastoral está apoyada en la libertad de ser hijos de Dios, tal cual nos los recuerda el apóstol san Pablo en su carta a los cristianos de Roma. (Rm.8, 21)

 

CATECUMENADO DE CONFIRMACIÓN PARA 2° AÑO

Los estudiantes de 2° año del colegio tienen la oportunidad de realizar un camino anual que los prepare para recibir el sacramento de la Confirmación. El mismo tiene como primer objetivo resignificar el sacramento de la confirmación favoreciendo espacios y experiencias transformadoras a partir de las distintas culturas juveniles. Es decir, partiendo de las propias experiencias de los jóvenes, ir construyendo un camino comunitario que los afiance en la amistad con Jesús.
El catecumenado de Confirmación tiene una duración anual, desde la Fiesta de Pentecostés en 2° año hasta la fiesta de Pentecostés en 3°. Los jóvenes tendrán encuentros semanales a contra turno, donde a través de dinámicas grupales, juegos y experiencias de servicio, se irán preparando para la fiesta del Espíritu Santo. También participarán de dos retiros de tres días, como preparación especial para dar este paso tan importante que significa “el sacramento de la madurez cristiana.”
Los jóvenes serán acompañados por estudiantes de 4° y 5° del Instituto, como así también por jóvenes egresados y docentes catequistas. Cumpliendo con la profecía de Joel “En lo últimos tiempos-dice Dios- derramaré mi espíritu sobre todos; sus hijos e hijas profetizarán, sus jóvenes verán visiones y sus ancianos tendrán sueños” (Hch. 2, 17) Para que llenos del Espíritu de Dios, anuncien la Buena Noticia a todos los pueblos.

 

CATECUMENADO DE CONFIRMACIÓN PARA LOS 4° y 5° AÑOS

Aquellos jóvenes que no pudieran o quisieran realizar el catecumenado en 2° año, tienen a partir de 4° año una nueva oportunidad. Este catecumenado, también en contra turno con una frecuencia de encuentros semanales, tiene una duración más corta pero más intensa. El período va desde abril a noviembre del mismo año. Tiene como objetivos fundamentales aproximar a los jóvenes a un estilo de vida comunitario. (Hchs 2). Pero también avivar la dimensión profética para caminar procesualmente hacia una visión política y comprometida con las periferias (los más empobrecidos y marginados de la sociedad), desde el Evangelio de Jesucristo.
Dicho catecumenado se constituye en un grupo más pequeño, buscando conformar una comunidad de vida que viva y sienta el Evangelio de Jesús. En el mes de Noviembre recibirán, Dios mediante, de manos de nuestro obispo zonal, el sacramento de la madurez cristiana. Luego se realizarán invitaciones para participar de distintas experiencias comunitarias de servicio.